22 octubre, 2021

¿El FMI en crisis? El escándalo de Georgieva agrava los problemas dentro del Fondo

Spread the love

Dos grandes accionistas están enfrentados, apenas sirve de prestamista de última instancia y ahora su credibilidad está en peligro.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) tiene una crisis de identidad. Su tradicional papel deprestamista de última instanciaha sido usurpado por los bancos centrales que han inyectado billones en los mercados financieros. Dos de sus mayores accionistas, Estados Unidos y China, están enfrentados. Y la reputación del fondo por la escrupulosidad de sus datos está en peligro por el escándalo en el que se ha visto envuelta su directora gerente, Kristalina Georgieva, cuando dirigía el Banco Mundial. De hecho, puede que el Fondo no vuelva a ser el mismo.

Para la mayoría de los países de ingresos altos y medios, el FMI había perdido ya hace tiempo su importancia, gracias, en parte, a los programas de flexibilización cuantitativa vigentes desde la crisis financiera de 2008. ¿Por qué firmar préstamos del FMI con condiciones estrictas cuando los inversores, hambrientos de rendimiento, están ansiosos por prestar lo mismo, casi tan barato, sin condiciones? Como dice un alto cargo del FMI: “Los bancos centrales nos han dejado fuera de juego”.

La impresión monetaria por Covid-19 no hizo más que acelerar esta tendencia. Durante la pandemia, el FMI proporcionó ayuda de emergencia a 100 países. Aunque la asistencia fue eficaz, se trataba de cantidades menores, ya que todos los receptores se encontraban entre las economías más pequeñas y pobres del mundo.

Sin embargo, un papel más desarrollista para el FMI puede encajar bien con las habilidades de Georgieva. Como antigua directora ejecutiva del Banco Mundial, se la considera una economista progresista en comparación con algunos de sus predecesores en el Fondo, más austeros. “Gasta todo lo que puedas y quédate con los recibos”, ha sido su mantra pandémico. Pero esto representa un cambio importante con respecto al papel habitual del FMI de proporcionar apoyo de liquidez de emergencia.

La creación el mes pasado de u$s 650.000 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG)ilustra este cambio. El Fondo distribuyó estos DEG, una cuasi-moneda, a todos sus miembros como dinero libre, para cualquier propósito que consideraran oportuno. Para algunos, la pandemia exigía esa respuesta. Para otros, se torcieron las normas para distribuir un refuerzo fiscal por la puerta trasera, incluso a autoritarios desagradables como Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia.

El programa de DEG también marcó el fin, según los críticos, de los programas nacionales habituales del FMI, elaborados dentro de un cuidadoso marco que incluye una senda de recuperación, análisis detallados de la deuda y otros aspectos de la política pública. Los desembolsos a Ucrania en el marco de un programa del FMI de u$s 5000 millones, por ejemplo, se han retrasado repetidamente por no haber abordado la corrupción.

En cambio, ahora se corre el riesgo de que se produzca una peligrosa batalla campal de gastos. Como ha dicho la economista jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart, sobre algunos de los últimos receptores de préstamos del FMI: “En algunos casos, la evidencia será abrumadora de que no se trata de un problema de liquidez sino de solvencia”.

En medio de esta crisis de identidad ha aterrizado ahora un escándalo que amenaza con destruir uno de los activos más valiosos que le quedan al Fondo: la credibilidad. Según una investigación independiente, mientras era directora ejecutiva del Banco MundialGeorgieva supuestamente dirigió los esfuerzos para aumentar artificialmente la calificación de China en el influyente informe anual Doing Business de la entidad crediticia. Y lo que es peor, en ese momento intentaba obtener capital para el banco de China y otros países.

El directorio del FMI está llevando a cabo una investigación. Mientras tanto, el personal afirma que el escándalo ha puesto en peligro la capacidad del FMI para decir la verdad al poder. Si Georgieva manipuló datos a instancias de China en el Banco Mundial, ¿no podría el FMI bajo su dirección plegarse también a otros gobiernos?

Al final, puede que no sean ni los datos supuestamente dudosos ni el cambio de dirección del FMI lo que determine su destino. Si Georgieva se va, probablemente será porque se puso en el lado equivocado de la batalla entre Estados Unidos China, el mayor y el tercer accionista del fondo, respectivamente.

Es significativo que, la semana pasada, tanto los demócratas como los republicanos estadounidenses del comité de servicios financieros de la Cámara de Representantes citaron la investigación del Banco Mundial y cuestionaron su idoneidad para dirigir el FMIGeorgieva ha negado las acusaciones y ha salido al paso. Sin embargo, sea quien sea el que salga finalmente victorioso de este asunto cada vez menos edificante, es poco probable que sea el FMI.

Total Page Visits: 22 - Today Page Visits: 1