26 noviembre, 2021

“El que mató a mi marido se arrodilló para disparar, todo esto se comió de arriba”

Spread the love

Habló la esposa de Cristian “Casimiro” Sotelo (40), víctima mortal de la feroz balacera en A 3-2. “A muchos lo dispararon a quemarropa, pero él se llevó lo peor”, declaró.

Los orificios de bala en vidrios y paredes de al menos tres viviendas de la manzana 19 del barrio A 3-2 de Posadas son los vestigios de una terrible balacera que ayer por la mañana sorprendió a todo el vecindario y dejó como saldo la muerte de un hombre de 40 años y lesiones en tres jóvenes de entre 18 y 24 años.

La víctima fatal fue identificada como Cristian Andrés “Casimiro” Sotelo y uno de los heridos es su sobrino. Los cuatro fueron atacados mientras se encontraban frente al domicilio de la cuñada del fallecido y horas antes habían participado de una reunión familiar, a pocos metros del lugar donde se desarrolló el ataque.

“No fue una gresca, donde estaba él no hubo una pelea. Estaba en el cumpleaños del sobrino”, indicó Rosalía Ramírez, esposa de Casimiro.

En diálogo, narró que alrededor de las 5.30 “la joda estaba terminando, los de la discoteca estaban guardando todas las cosas. De repente bajaron en un auto y empezaron a disparar a todos”.

Señaló que su esposo “se estaba yendo a casa, cuando estaba saliendo de la cuadra lo comenzaron a disparar”.

“El quiso entrar con mi sobrino en la casa de mi cuñada que no tiene muro. Había un morocho que se agachó y se arrodilló para dispararlos”, aseguró. 

En relación a los responsables del ataque, apuntó a “un tal Elio que dice que fue el cabecilla que trajo otros muchachos en el auto y empezaron a disparar. Muchos lo conocen, yo no lo conozco”.

“Mi marido está muerto por estar en el lugar equivocado y no irse conmigo cuando lo fui a buscar.  Yo le dije vamos a casa y él me dijo que terminaba la cerveza e iba. Volví a mi casa y a los 10 minutos me avisaron que lo dispararon”, relató entre lágrimas.

“A muchos lo dispararon a quemarropa, pero él se llevó lo peor. El que lo mató se arrodilló para disparar”, sostuvo.

“Mi marido no era un ejemplo de padre ni marido pero no era malo. Dejó a mis hijitos de 5 y 10 años. Todo esto se comió de arriba”, lamentó.

Y remarcó que a su marido “le dispararon porque corrió a intentar esconderse en la casa de su hermana”.

Del trágico hecho, Rosalía se enteró a través de su sobrino y un vecino que le fueron a avisar que le llevaron a Casimiro al hospital. “Cuando llegué me dijo la doctora que ya llegó sin signos vitales”, dijo.

Por último pidió “justicia por mi marido, no quiero que esto termine así. Hay dos personas que apuntaron la zona que no están detenidos. Quiero que todos vayan presos. Estas dos personas tuvieron muchos altercados con mis sobrinos y están libres”.

Allanamientos y pericias

En el marco de la investigación, la Policía de Misiones desplegó allanamientos en los barrios Nueva Esperanza y A-4 de la capital provincial en busca de una camioneta Toyota Hilux en la cual habrían escapado los agresores.

Y si bien se realizaron pericias en dos vehículos de similares características ubicados durante los operativos, por el momento no se lograron obtener suficientes elementos para relacionarlos directamente con el homicidio. 

No obstante, sí se logró secuestrar un arma de fuego que será peritada para establecer si fue utilizada en el hecho. 

Efectivos de la Dirección Homicidios procedieron a la demora preventiva de tres jóvenes en averiguación del hecho. Se trata de Armando Emanuel G. (26), Diego Ezequiel R. (27) y Germán I. (25).

De todas maneras, los voceros consultados aclararon que no se descarta que puedan haber más implicados en la investigación. 

Además trascendió que otro sospechoso, apuntado como uno de los responsables del disparo, anoche era intensamente buscado por los investigadores. Justamente en casa de un familiar de este último fue donde se hallaron siete cartuchos calibre 38 y otros ocho calibre 22.

Total Page Visits: 25 - Today Page Visits: 1