26 julio, 2021

FUE ENGAÑADA EN FACEBOOK, PERO LOGRÓ VOLVER A MISIONES Y HOY PUEDE CONTAR SU HISTORIA

Spread the love

La obereña de 19 años conoció en las redes sociales a un hombre que le prometió el paraíso. Viajó al Sur en abril y el 11 de mayo escapó, tras ser brutalmente golpeada. “El final pudo haber sido una tragedia… Intentó matarme”, confiesa

Pudo haber sido un caso de femicidio. Afortunadamente la protagonista de la historia pidió ayuda y la recibió. Hoy desde su hogar en Oberá contó la historia para que otras mujeres no caigan en la misma trampa. Para reservar su identidad, en esta nota será llamada Sofía.

Sofía tiene 19 años, pero cuando habla de las experiencias que pasó, pareciera que vivió muchos más o al menos lo hizo en forma acelerada.

A los 14 años fue abusada y a los 15 tuvo que aprender a ser mamá. “A pesar de que el papá de mi nena me pegaba y nunca me trató bien, mi hija es lo mejor que me pasó en la vida” contó al empezar la entrevista.
A fines del año pasado conoció en Facebook a Miguel (49), un hombre de Neuquén, que por la edad podía haber sido su padre. Con él empezó a escribirse cada vez más seguido: “Al principio nos escribíamos cada dos o tres días, pero después ya empezamos a chatear casi todo el tiempo. Me mostró las fotos de su casa, me contó de su familia, que vivía solo con sus hijos y nos hicimos amigos”.

“Siempre me escribía de manera respetuosa, como un señor educado, y eso fue lo que más me atrajo de él. No era grosero. Me generó confianza. Nunca me pidió fotos íntimas ni me insinuó nada más que una amistad”, contó Sofía.

En abril, Sofía sintió que Miguel era parte de su vida. “Ahí empezó a insistirme para que viaje con mi nena a Neuquén. Me decía que en el Sur hay más posibilidades de trabajo. Que me iba a ayudar a conseguir algún laburo y que también iba a poder seguir estudiando allá. Porque estoy terminando la secundaria en Oberá y le decía que no quería dejar de nuevo la escuela”, contó.

Tanto insistió Miguel que terminó convenciendo a Sofía. Se encargó de hacerle creer que estaba viviendo la oportunidad de su vida.

“Me mandó los pasajes en avión para mi nena y para mí y a mediados de abril viajamos a Neuquén. Fuimos a su casa en la localidad de Las Lajas. Había preparado un dormitorio muy lindo para mi nena y para mí”, recordó Sofía.

La joven obereña le había explicado en las conversaciones por Facebook que su idea era estar poco tiempo en su casa, y que apenas consiguiera un trabajo, quería vivir sola con su niña. “Él todo el tiempo me decía que sí. Que no me preocupe, que me iba a ayudar en todo”, señaló Sofía.

Pero una semana de convivencia alcanzó para que Sofía se diera cuenta de que Miguel no era tan agradable como se mostraba en Facebook. Y que Neuquén no era el paraíso que imaginaba. “Entonces le dije que me quería volver a Oberá y ahí se transformó. Me dijo que era una desagradecida. Que igual me iba a comprar los pasajes para que regresemos con mi hija a Oberá, pero que primero quería llevarnos a conocer Bariloche” relató.

“Viajamos con sus hijos a Bariloche y ahí pasó lo peor, porque una noche en el hotel se enfureció porque no quise tener sexo y empezó a pegarme. Cuando intenté juntar mis cosas para irme, me sacó el celular y me dijo que por desagradecida lo iba a romper para que no pueda hablar más con mi familia de Oberá”, recordó Sofía.

“Miguel intentó matarme”
Bariloche pasó de ser un paraíso turístico a un lugar de pánico en esa noche del 25 de abril para Sofía y su pequeña hija. El hotel cuatro estrellas ubicado a pocos kilómetros del Cerro Catedral fue el lugar donde Miguel se mostró tal cual era. Un abusador violento dispuesto a todo.

“Esa noche se transformó en un monstruo. Me pegó. Incluso delante de mi hijita, que no paraba de gritar. Gracias a Dios pude salir de esa habitación y pedí auxilio a la gente del hotel. Estaba muerta de miedo. Llamaron a la policía”, contó aún conmovida al recordar el momento.

La escena de violencia terminó con el agresor detenido por intento de homicidio. Sofía y su pequeña fueron llevadas a un refugio de mujeres en Bariloche, desde donde se comunicaron con la familia de la víctima en Oberá y con las autoridades de la provincia para organizar el regreso a casa.

“El final pudo haber sido una tragedia. Miguel intentó matarme. Si no salía de esa habitación con mi hija, no sé si hoy estaría viva. Hasta ahora no me explico cómo se transformó en una bestia. Sé que en 48 horas recuperó la libertad porque es una persona de plata que seguro conoce a mucha gente allá”, dijo Sofía.
La joven quiere que se haga justicia: “No quiero que la causa judicial se cierre porque yo estoy en Oberá y él es un hombre con contactos en su provincia. No quiero que ninguna otra mujer pase por lo que yo tuve que vivir”.

Finalmente recordó que el papá de su hija también fue un hombre violento con ella. “La diferencia es que las veces que lo denuncié en Oberá, nunca pasó nada. Después terminó preso, pero por robo. En cambio esta vez tuve más suerte. Me creyeron y me ayudaron”.

Con respecto a su pequeña hija, dijo que “ahora está mejor. Pero se asustó mucho y eso también le trajo recuerdos de su papá cuando me pegaba. Ahora me dice que no quiere que conozca a ningún hombre más. La verdad, yo también pienso lo mismo. Sólo quiero terminar la escuela y conseguir un trabajo para vivir bien con mi nena”.

Para pedir ayuda

Desde la Subsecretaría de Relaciones con la Comunidad y Violencia del gobierno de Misiones, a cargo de Sandra Galeano, trabajaron junto a las autoridades de Bariloche para organizar el regreso a Oberá de Sofía que se concretó el 11 de mayo pasado.

“Tratamos de hablar de estas situaciones con las niñas, adolescentes y jóvenes de la provincia. Porque sabemos que hoy las redes sociales son sitios donde pueden ser víctimas de todo tipo de violencias. Esto no pasa sólo en las películas. Está pasando en la realidad y muchas veces los finales no son felices” explicó Galeano.

La línea 137, de acompañamiento y asesoramiento en situaciones de violencia sexual, familiar y de género, está al servicio de las personas que estén atravesando alguna situación así. Funciona durante las 24 horas de los 365 días del año.

También se puede mandar un WhatsApp al teléfono 376-4249224, donde hay un equipo de profesionales de psicología, trabajo social y abogacía para abordar estos casos. También se puede llamar al teléfono 0376-4447522 o 4447707, de la subsecretaría, o mandar un correo electrónico a la dirección de info@src.misiones.gob.ar.

Total Page Visits: 27 - Today Page Visits: 1