28 noviembre, 2022

“Nos alivia que estén presos, pero a mi papá lo lloramos en una tumba ”

Spread the love

Andrea Torres, hija del hombre asesinado en el barrio Los Paraísos, dijo que la familia está más tranquila desde que capturaron al sospechoso que faltaba. “Vamos a pedir la pena máxima para ellos”.

El viernes último, la policía concretó la detención del hombre de 42 años que forma parte de los sospechosos de asesinar a golpes a Mario Torres (61) el 6 de enero de este año en el barrio Los Paraísos de esta capital. La familia de la víctima se manifestó respecto a que ahora todos los presuntos involucrados están tras las rejas.

En diálogo con Andrea Torres transmitió las sensaciones que le quedaron a la familia al conocer la noticia que el hombre que estuvo prófugo casi dos meses finalmente fue detenido. El mismo será sometido a la correspondiente audiencia indagatoria durante los próximos días.

“Desde que capturaron al que faltaba estamos más aliviados porque se está haciendo justicia y vamos a pedir la pena máxima para los involucrados”, comenzó el relato la mujer quien fue una de las testigos de la golpiza que terminaron con la vida de su padre.

“El dolor estará siempre, nos alivia que estén presos (por los sospechosos), pero ellos están vivos y yo lloro a mi padre en una tumba, no es justo. Nos tranquiliza saber que los culpables están en la cárcel”, agregó.

En este sentido, la hija de Mario aseguró que “siempre confiamos en la Justicia y en la policía a la que estamos muy agradecidos porque nunca dejaron de buscar. El marido de la hija de mi abuela estuvo mucho tiempo prófugo, pero ahora creemos que van a pagar en la cárcel y no van a salir”.

La referencia es para “Chelo”, el último de los seis detenidos que suma la causa que investiga el juez de Instrucción 1, Marcelo Cardozo.

Por último, Andrea destacó a las personas que aportaron datos para ubicar al mencionado sospechoso y dijo que “ahora sólo nos queda esperar que los juzguen para que mi papá pueda descansar en paz”.

Robo, discusión y muerte

El jueves 6 de enero entre las 18.30 y las 19, Mario Torres intentó ayudar a su exsuegra de 87 años que discutía con una de sus hijas y la pareja de ésta porque intentaban robarle mercadería de su vivienda sobre la calle José Hernández en el cruce con 55 A, zona correspondiente a la comisaría Decimocuarta, jurisdicción de la Unidad Regional X.

Torres intervino para ayudarla, pero murió por la golpiza que recibió. Puñetazos, patadas y un botellazo (envase de cerveza) acabaron con su vida. Se interpuso en el incidente que se generó cuando la damnificada le reclamaba que dejara de robarle y que, por el contrario, la ayudara como lo hace el resto de su familia.

Los gritos en la calle tanto de la vecina que suplicaba por socorro y las amenazas de la pareja mencionada generaron la presencia de varias personas alrededor de la vivienda.

Torres se interpuso ante el hombre de 42 años y este supuestamente desató su furia y le propinó un botellazo que le hizo perder el equilibrio y conocimiento.

La tunda de golpes posteriores, incluyó supuestamente a la mujer detenida y también a los otros cuatro jóvenes antes mencionados, fueron los últimos instantes con vida de la víctima, quien también fue agredido presuntamente por un menor de edad quien se encuentra supeditado.

Torres murió camino al hospital cuando era trasladado por familiares. El hecho está caratulado provisoriamente como “homicidio”.

Total Page Visits: 146 - Today Page Visits: 1