2 octubre, 2022

El 16 de diciembre se juzgará el homicidio de Martín Figueredo

Spread the love

El niño misionero fue asesinado a golpes en abril de 2020 en Bom Jesus Do Sul, estado de Paraná. La eldoradense Fernanda Vázquez (prófuga) y el padrastro Pablo Alves son los acusados y enfrentarían una pena estimada de 40 años de prisión efectiva.

El procurador de Justicia del Estado de Paraná en Brasil, Felipe Lyra da Cunha, notificó durante las últimas horas a la misionera Gloria Inocencia García que el crimen de su nieto de 3 años Alexander Martín Figueredo será juzgado el próximo jueves 16 de diciembre en un juicio por jurados.

El asesinato a golpes del niño tiene como acusados a Fernanda Fidelina Vázquez (21) misionera y madre de la víctima fatal, quien permanece prófuga de la Justicia del país vecino desde octubre pasado.

Por el momento Pablo Alves de 24 años y exconcubino de Vázquez será el único presente de los encartados durante los dos días programados para lectura de acusación, declaración de testigos y alegatos respectivos, y enfrentará la acusación fiscal y el veredicto de los siete miembros del jurado, vecinos de la localidad de Bom Jesús y zonas próximas. Un total de 25, fueron los civiles seleccionados y entre ellos se designarán por sorteo a los titulares del jurado.

Fernanda Fidelina Vázquez se escapó de la prisión estatal de Santo Antonio el pasado sábado 16 de octubre y hasta ayer y pese a todos los alertas y pedidos de captura emitidos no fue vuelta a ver y se sospecha que no cruzó la frontera e ingresó a Misiones, sino que seguiría con al menos dos de los evadidos en la misma fecha.

La orden de aprehensión fue solicitada a Interpol, pero hasta el momento en ningún control migratorio se registró el intento por volver a la Argentina de la imputada. De acuerdo a lo recolectado en la acusación y que será analizado en debate, Vázquez y Alves intentaron en un primer momento la coartada de que el niño habría caído y se rompió la cabeza contra la cabecera de la cama, pero ante la gravedad de heridas en todo el cuerpo, los investigadores de la Policía Civil los detuvieron preventivamente.

La verdad fue abrumadora con la autopsia al niño y los resultados emitidos desde el Hospital de Dionísio Cerqueira (limítrofe con Bernardo de Irigoyen). Se confirmó que el niño sufrió politraumatismo de cráneo, hemorragia abdominal aguda debido a la rotura del hígado y del riñón, contusión en el pulmón izquierdo y que la causa del deceso habrían sido las hemorragias internas.

Ante las evidencias presentadas por las pericias y el examen de la autopsia madre y padre confesaron que golpearon al niño y que lo hacían porque lloraba y pedía comida.

Alves habría indicado que golpeó al niño pero también afirmó que la madre lo hacía. Vázquez por su parte, admitió el contexto de violencia pero que no se atrevía a frenar al padrastro cada vez que su hijo lloraba.

Según portales de noticias de Brasil, los acusados habrían reconocido más detalles de lo que consideraban para golpear al menor lo cual causó más conmoción y complicó mucho más la situación procesal de ambos.

No tardaron en quedar ligados a la acusación y fueron alojados en Santo Antonio. Lugar de detención del que Vázquez se fugó junto a dos hombres y no fue vuelta a ver.

De acuerdo a la ley penal brasileña, la madre de Alexander Figueredo podrá ser juzgada porque su condición no es de desaparecida para la Justicia, sino que permanece en calidad de prófuga y sería acusada de la misma manera que el padrastro de la víctima fatal. La abogada misionera Blanca Núñez representa los derechos de la abuela y padre del niño, Gloria García y Damián Figueredo.

A través de la letrada, fueron notificados hace pocas horas de las fechas de debate y que podrán participar de las audiencias que se desarrollarán en la sala de debates que posee la Justicia en la ciudad de Barracao, lindante con Dionísio Cerqueira.

Madre acusada por omisión

El crimen Martín Alexander Figueredo conmocionó la opinión pública brasileña y argentina por la violencia expuesta para asesinar al menor. De acuerdo a las evidencias y testimonios, el niño de 3 años era sometido a golpizas por su padrastro (Pablo Alves) y su madre. Según lo que manifestaron en sede policial y constaría en el expediente, la tortura era cometida para que el niño dejara de llorar de hambre y de pedir reviro.

La omisión que se le endilga a Fernanda Fidelina Vázquez por frenar los ataques del padrastro sobre su hijo, fueron notorias y admitidos ante los investigadores: “Guardó silencio, no hizo nada para detener la violencia de su pareja y hasta habría participado de los golpes”, resaltaron oportunamente las fuentes policiales brasileñas a distintos medios de comunicación.

Gloria García, abuela del menor y madre de Damián Figueredo, progenitor, en enero de 2020 comenzaron a buscar a Alexander Martín cuando Vázquez desapareció de Eldorado junto a su nueva pareja. La búsqueda se extendió por todo Eldorado y localidades vecinas, incluso Pozo Azul y Bernardo de Irigoyen. Antes de la desaparición, el niño residía en una casa del kilómetro 2 de Eldorado con su madre, pero todos los fines de semana visitaba a su padre y abuela. Dos meses después, Vázquez se contactó con Gloria García y le indicó que lo llevaría para su cumpleaños el 6 de marzo. Le aseguró que el niño estaba con ella en Dos Hermanas.

El 5 de abril, la madre del Alexander le envió el último mensaje de audio de Whatsapp a la abuela y le contaba que el pequeño falleció. Ese mismo día el niño ingresó por la tarde a un hospital de Dionísio Cerqueira pero no resistió las lesiones por golpes. Madre y padrastro manifestaron que el niño se cayó y rompió la cabeza.

Total Page Visits: 41 - Today Page Visits: 1