8 diciembre, 2021

Proyecto de protección de vertientes beneficiará a más de 20 familias

Spread the love

Se trata de una alternativa económica y eficaz para mejorar el acceso al agua en las zonas rurales. Se ejecutarán trece proyectos en la colonia San José Obrero

En los últimos años, la falta de agua se profundizó en la zona rural, lo que impactó tanto en las actividades diarias de las familias como en los emprendimientos productivos. Ante ello, resulta necesaria la implementación de técnicas que solucionen el faltante y generen conciencia en la comunidad sobre la importancia del cuidado de las napas de agua. La protección de vertientes es una opción económica y eficazmente comprobada. En este caso, son trece nuevos proyectos que se ejecutarán en la colonia San José Obrero, municipio de San Pedro, y benefician a decenas de familias. 

Desde hace un par de años, la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena de Nación (Safci) viene trabajando con sistemas para mejorar el acceso al vital líquido en la zona rural y ahora, mediante la financiación por parte del Proyecto de Inclusión Socioeconómica en Áreas Rurales (Pisear), se aprobaron trece reservorios de agua -que son de uso comunitario- y alcanzarán a más de 23 familias de forma indirecta.

La técnica del Safci, Yésica Paas, quien viene realizando tareas de asesoramiento técnico en otras actividades productivas, fue quien formuló junto a las familias el proyecto que este año fue aprobado, con una financiación de 2.966.306,85  pesos, que permiten la compra de los materiales necesarios para las obras que sean necesarias en cada chacra.

“En los últimos años el incremento de las familias en esta colonia fue muy notorio, empezamos a notar la escasez de agua que se tornó un tema muy planteado por los productores. De octubre en adelante las familias comienzan a cargar agua en bidones con carros para abastecerse. Y esa necesidad la vi reflejada en la respuesta de las familias cuando nos dieron la noticia de que fuimos afortunados con la aprobación del proyecto”, comentó.  

Una vez que los recursos económicos fueron destinados para la compra de los materiales, comenzaron a organizar los grupos de trabajo. Uno de los puntos cruciales fue encontrar la predisposición del vecino, dueño de la chacra donde existe una vertiente para ceder el lugar y permitir la realización de la obra. 

En uno de los casos, el proyecto se ejecuta en la chacra de Javier Sosa, que si bien no vive en el lugar, sino en la zona urbana de San Pedro, sorprendió con el valor que le dio a la iniciativa y será una de las protecciones comunitarias que beneficiará a más de 20 familias. Con la aprobación por parte del propietario, comenzaron los primeros trabajos a terreno a fin de conocer las características de la vertiente y planificación de la obra que mejor se adapte a la naturaleza de la fuente de agua. 

En ese sentido, Paas explicó: “Se busca una naciente, se hace una medición de caudal, limpieza previa con excavación manual para no obstruir las nacientes y luego se arma la estructura que se construye en base a la cantidad de litros de agua que  van a demandar  las familias. Más un 30% que puede ser destinado a la producción, una planificación que garantiza el abastecimiento con el paso del tiempo”. 

El depósito de agua toma un entorno natural, ya que es justamente lo que se busca con esta alternativa, por eso es cargado con piedras por hileras dejando espacios suficientes entre ellas, lo que va disminuyendo a medida que avanza el armado para que quede al nivel de los muros. 

Así, se forma una losa de piedra sobre la que se puede caminar, evitando por un lado que sea pisoteado por los animales y además brinda seguridad en cuanto a la salubridad del agua, ya que las piedras cumplen el rol de filtros naturales ayudando a conservar la naciente. 

“Siempre se mantiene la lógica natural de la vertiente, evitando que el cúmulo de agua dentro del reservorio genere presión, por eso la parte del reservorio más distante a la vertiente es donde mayor acumulación de agua habrá constantemente. Después tiene un sistema de caños sobre la base para limpieza y en la parte superior los caños ladrones para que la vertiente siga funcionando y el agua esté en constante movimiento, siendo segura para el uso de las familias”, detalló Paas. 

Sueño hecho realidad

Esta alternativa es una variante a los tan demandados pozos perforados, que no siempre resultan eficaces, ya que no sólo resuelven una necesidad básica sino que generan conciencia en las familias sobre lo esencial de mantener los márgenes de monte sobre el cauce de un arroyo o vertiente. En este caso, el ojo de agua cuenta con árboles y resulta uno de los compromisos que asumen las familias, quienes en contraparte deben aportar tanto la mano de obra como la reforestación de los espacios donde se realiza el reservorio. 

Los beneficiarios, mostraron alivio ante este proyecto porque hace más de cinco años padecen la falta de agua. “Para mí siempre fue un sueño algo así porque esta vertiente siempre sirvió para la comunidad, había un pozo chiquito y hoy tenemos esto. Yo como dueño no dudé ante el llamado de la técnica porque sé de la importancia del agua. Muy contento y agradecido por esta oportunidad”, reconoció con emoción Javier Sosa, al tiempo que fue aplaudido por los demás vecinos. 

Víctor Vedovato, por su parte, expresó: “La sequía que pasamos fue muy dura, cargando agua con bidones para la familia, mucho sufrimiento. Hoy la aprobación de este proyecto nos llena de alegría y permite que podamos planificar una buena huerta, criar aves y demás, es un gran avance, gracias a Javier que cedió su hermosa vertiente”.

Así como para los beneficiarios directos, los que más reconocen el trabajo que está siendo realizado, son los vecinos que también contarán con el suministro. “Hace cinco años que vivo acá y nunca teníamos agua buena, me parece excelente que seamos incluidos en ese proyecto, el agua es lo fundamental y acá nosotros hoy tenemos solución, porque las vertientes que tenemos se secan y con un bidón no podemos hacer nada”, destacó por su parte, Carlos Sosa, beneficiario indirecto. 

La obra consta de la protección de la vertiente, construcción del reservorio de agua, instalación de equipos de bombeo e instalación de una red de distribución a un tanque elevado. 

Total Page Visits: 17 - Today Page Visits: 1