26 julio, 2021

En busca del auténtico ADN de los argentinos

Spread the love

Dependerá de la pericia de los investigadores, pero también de la permeabilidad de la ciudadanía y la capacidad política de convencerla de su utilidad.

Más allá de los lugares comunes como el famoso “crisol de razas”, que no por repetido deja de tener valor, y las más diversas expresiones acerca de la “argentinidad”, el “ser nacional” y tantos otros conceptos más cerca de lo cultural que de lo científico, Argentina se embarcó en un ambicioso proyecto a través del cual pretende “desnudar” los rasgos genómicos, fenotípicos y de estilo de vida de las distintas regiones del país.

De esta forma, se busca “definir genomas de referencia” para “armar el mapa genético” de la Argentina y ver la incidencia de los factores ambientales, como el tipo de alimentación, la actividad física y otros aspectos.

No es por mera curiosidad: esa “cartografía” científica permitiría avances en la medicina y también en las políticas sociales del futuro, ya que se podría determinar si una población está más o menos expuesta ante determinadas enfermedades o si tiene mayor o menor resistencia a algún virus, por ejemplo: y a partir de ahí, planificar medidas de prevención que tengan mayor eficacia en cada grupo poblacional.

Pero este “biobanco” impulsado a través del programa “PoblAr” también se propone estudiar la composición de los ancestros de la población argentina, la cual es, prima facie, más diversa y compleja que las clásicas, resumidas en sólo tres componentes: europeo, nativo-americano y africano.

Un gran desafío tiene por delante el equipo a cargo del proyecto; tanto que apenas un puñado de países (fundamentalmente europeos y Estados Unidos) cuentan con un instrumento similar. Ahora será necesario no sólo la pericia de nuestros investigadores, sino también la permeabilidad de la ciudadanía y la capacidad política de convencerla de la utilidad de este “biobanco”.

Porque claro, el estudio requerirá de tomas de muestras e indagaciones entre una población agrietada y cada vez más reacia a este tipo de estudios. Lo más importante será entonces que quienes participen en ellos sepan exactamente a qué se los está invitando, y que se les garantice la aplicación de estrictos estándares bioéticos.

Total Page Visits: 16 - Today Page Visits: 1